91 656 99 87
El sistema público de seguridad social, gestionado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, viene a dar cumplimiento al derecho constitucional de acceso a prestaciones sociales suficientes (artículo 41 CE), quedando por lo tanto garantizado a través de un sistema público el acceso a un completo catálogo de coberturas asistenciales. Este sistema, fundamental en el estado social, supone un 55% del gasto total del estado (Ministerio de Economía y Hacienda), y estará financiado en su mayoría por las cotizaciones que realizan tanto empresas como trabajadores.
Esta fuente de financiación vía cuotas sociales hace que un porcentaje importante de los gastos directos en personal se revierta directamente en el Estado abonando mensualmente las cuotas a la Tesorería General de la Seguridad Social, convirtiéndose este abono de las cuotas en una de las principales obligaciones de todas las empresas con trabajadores asalariados.

En la actualidad, la dificultad de acceder a fuentes de financiación ocasionadas por la crisis del sector financiero hace en ocasiones difícil el abono de las cuotas de seguridad social, si bien la Ley General de la Seguridad Social y el RD 1415/2004 articula todo un sistema de pagos diferidos y fraccionados posibilitando, con un sobre coste, el abono extemporáneo de estas obligaciones.

I. LOS PAGOS EN VÍA VOLUNTARIA Y EN VÍA EJECUTIVA

El vencimiento de los seguros sociales es mensual, no estableciéndose diferencias entre empresas por volumen de facturación ni de empleo. De esta forma las empresas mes a mes son las responsables de abonar tanto las cantidades correspondientes a las cuotas empresariales como las correspondientes a los trabajadores, habiéndose retenido estas últimas previamente en las nóminas de los trabajadores.

El plazo legal establecido para el ingreso de estas cuotas es el mes siguiente al periodo de cotización. Una vez transcurrido el plazo establecido para el abono, y al no haberse producido éste, entramos en unperíodo de pago en vía voluntaria, periodo en el cual se podrán abonar las deudas con la tesorería viéndose estas incrementadascon su correspondiente recargo:

a. Cuando los sujetos responsables del pago de cuotas a la Seguridad Social no las ingresen pero hubiesen presentado los documentos de cotización dentro del plazo reglamentario de ingreso:

  • Recargo del 20 % de la deuda, desde el primer mes desde la finalización del plazo reglamentario de ingreso, con independencia de si se hubiese notificado o no la providencia de apremio o hubiera comenzado el procedimiento de deducción.

b. Cuando los sujetos responsables del pago de cuotas a la Seguridad Social no las ingresen ni presenten los documentos de cotización dentro de plazo reglamentario de ingreso tendrán que hacer frente a los siguientes recargos:

  • Recargo del 20% de la deuda, si se abonasen las cuotas debidas antes de la terminación del plazo de ingreso de la reclamación de deuda o acta de liquidación
  • Recargo del 35% de la deuda, si se abonaran a partir de la terminación de dicho plazo de ingreso.

Estas posibilidades, reguladas en el artículo 10 del RD 1415/2004 nos permite el acceso inmediato a un aplazamiento de los pagos a la seguridad social con un coste fácilmente cuantificable y sin necesidad de aprobación previa, si bien esta situación de no corriente de pago puede dificultar nuestra posición frente a la administración, clientes y proveedores.

El plazo reglamentario se dará por finalizado transcurrido el escalado de pago con recargo emitiéndose en ese momento la comunicación de apremio comenzando en este momento el período de recaudación ejecutiva, en el cual laTesoreríaGeneral de la SeguridadSocial primero pondrá en conocimiento de la empresa la deuda total, sumados los recargos e intereses de demora, dándole la opción de proceder a su abono, y procediendo, en caso contrario, al embargo de créditos y bienes de la empresa. Será a partir de este periodo cuando además de los recargos la seguridad social comenzarán a aplicarse intereses de demora.

II. LOS APLAZAMIENTOS

Una continuada situación de impago puede suponer la acumulación de una deuda importante frente a la seguridad social que traerá aparejada un constante goteo de intereses y embargos que dificultarán de forma muy importante el funcionamiento normal de la empresa. Para evitar esto y con el objeto de facilitar el pago de las obligaciones pendientes, la Tesorería General de la Seguridad Social mediante los artículos 31 y siguientes del RD 1415/2004 establece laposibilidad de aplazar y fraccionar el pago del total de la deuda.

Este trámite supone la posibilidad de diferir hasta en un máximo de 5 años los pagos de deudas pendientes. Supone por lo tanto una suspensión del procedimiento recaudador, considerándose el deudor al corriente de sus obligaciones con la Seguridad Social.

El aplazamiento deberá incluir la totalidad de las deudas en el momento de la solicitud, cualquiera que sea su naturaleza jurídica, incluidos los recargos e intereses, pero no todas las cantidades pendientes de ingreso son susceptibles de ser aplazadas. Tendrán la consideración de deudas inaplazables:

  • Las cuotas correspondientes a las contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.
  • Las aportación de los trabajadores correspondiente a las cuotas aplazadas, cuando se refieran a trabajadores por cuenta ajena o asimilados, incluidos en el campo de aplicación de regímenes del sistema de la Seguridad Social que prevean tales aportaciones.

El ingreso de dichas cuotas deberá efectuarse, si no estuviera ya realizado con anterioridad, en el plazodeun mesdesde la fecha de notificación de la resolución por la que se conceda el aplazamiento.

La concesión del aplazamiento estará sometida a la existencia de garantías suficientes para cubrir el importe principal de la deuda, recargos, intereses y costas, las cuales quedarán constituidas en un plazo de 30 días, y por el mismo tiempo que dure la vigencia del aplazamiento a favor de la Tesorería General de la Seguridad Social, quedando excepcionalmente excluido de la obligación de garantías:

  • Cuando el total de la deuda aplazable sea igual o inferior a 30.000 euros, o cuando, siendo la deuda aplazable inferior a 90.000 euros, se acuerde que se ingrese al menos un tercio de esta última antes de que hayan transcurrido 10 días desde la notificación de la concesión y el resto en los dos años siguientes. Estas cantidades podrán ser modificadas por resolución del Director General de la Tesorería General de la Seguridad Social.
  • Cuando se trate de deuda correspondiente a prestaciones indebidamente percibidas que no hubieran sido satisfechas dentro del plazo o de los plazos reglamentarios fijados al efecto, siempre que el sujeto responsable de su reintegro mantenga su condición de pensionista de la Seguridad Social.

El aplazamiento dará lugar al devengo de intereses, que serán exigibles desde su concesión hasta la fecha de pago. Para calcular el tipo de interés a aplicar se tendrá en cuenta el tipo de interés legal del dinero que se encuentre vigente en cada momento durante el período de duración del aplazamiento.

Por otro lado la empresa debe contraer un compromiso firme de garantizar el pago tanto de las cuotas del aplazamiento como de las cotizaciones mensuales. En caso de incumplimiento de pago de alguna de estasv cuotas (aplazamiento omensual), la Tesorería General de la Seguridad Social está facultada para dejar sin efecto, de manera automática, el aplazamiento concedido encontrándose nuevamente la empresa como deudora en la Seguridad Social.

Para finalizar podemos decir que las obligaciones sociales suponen un pago ineludible que deben asumir las empresas, existiendo múltiples complicaciones para los administradores y demás empresas vinculadas, en caso de existir situaciones de deuda ante este organismo.

Los aplazamientos son por lo tanto una herramienta fundamental en la gestión de las deudas con la seguridad social y supone una fuente de financiación fuera del mercado bancario, tan reacio al crédito, que nos permite facilitar la gestión de la deuda con la seguridad social con unos costes financieros bajos y unos requisitos claros y sencillos.

 

FUENTE: Newsletter 30, Junio 2014

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones

Desde sus comienzos C.E. Consulting Empresarial ha editado publicaciones propias con la idea de mantener siempre informado al cliente sobre temas de interés en el ámbito legal y económico.

La información suministrada con estos medios tiene como objetivo fundamental dar a conocer al cliente los cambios normativos y legislativos que constantemente se producen y que le puedan permitir tomar decisiones en la gerencia de su negocio. Información útil y práctica, ágil en su lectura y de interés para el empresario y equipo directivo en aspectos de gerencia: asesoría fiscal, asesoría contable, asesoría jurídica, asesoría laboral y pautas de dirección empresarial en general. Con nuestras publicaciones le mantenemos al día y le ayudamos en su labor de gerencia y dirección.

Archivos